Cocinar con cerveza

La cerveza es siempre una buena compañera y en los últimos años ha crecido mucho la industria cervecera, permitiéndonos saborear cada vez más y mejor variedad. Pero además de ser una bebida exquisita la cerveza también es un buen ingrediente en la cocina, que se utiliza tanto en platos como en salsas a la hora de ponerle toques divertidos a la comida.

Por ejemplo, un secreto súper básico y simple es ponerle cerveza Guiness a un dado de queso, con el que luego puedes untar panes, galletas o verduras tales como zanahorias bebé o apio.

Pero también se puede utilizar en platos más elaborados, por ejemplo, un pollo a la cerveza es perfecto para cocinar y quedar bien con los amigos. Que digamos “elaborados” no quiere decir difícil, sino que simplemente necesita algo así como una hora de preparación. ¿Cómo se hace?

En principio compra tu cerveza favorita, no te preocupes por el contenido etílico, ya que al igual que el vino el vapor se evapora en la cocción.

En una cacerola calientas un poquito de aceite y luego le agregas medio kilo de pollo en trozos (con piel y todo) para rehogar por 10 minutos o hasta que cambie de color. Como paso siguiente se saca el pollo y se lo reserva en una fuente, pero cuidado, no debemos tirar el líquido, ya que posee un buen sabor y en él se prepararán algunas verduras. Llegados a este punto puedes incluir lo que quieras: cebollas, zanahorias, ajíes, brócoli, ajo, etcétera. Todo lo doras un poco en ese aceite por 10 minutos, y luego vuelves a incorporar el pollo. Ponemos mitad de la cerveza y revolvemos mientras agregamos algunos aromatizantes, como laurel, ajo triturado, pimienta, albahaca, etcétera. Luego agregas la otra mitad de ella cerveza y continuas revolviendo para que no se pegue, unos 10 o 15 minutos más, de modo que el alcohol se evapore. ¡Listo! ya tienes un plato exquisito que puedes servir en cazuelas. Suficiente para 4 o 5 personas.